Una gran tarea por delante: Fomentar la participación democrática en las Comunas

Spread the love

diploma realEn el marco de los 20 años de la Constitución de la CABA, la Legislatura Porteña le entregó diplomas a los ex comuneros de la Junta 9, por impulsar la primera Consulta Popular de la Ciudad para definir el nombre de la Comuna. Entre los reconocidos estuvo el ex juntista Rubén Tzanoff, del MST Nueva Izquierda.

La Consulta es una herramienta muy buena para impulsar la democracia participativa. Es un paso positivo que la convocatoria se haya concretado, más allá de las profundas diferencias ideológicas, políticas y metodológicas entre los juntistas.

Y la experiencia de la Comuna 9 deja una enseñanza: sí se pudo consultar el nombre de la Comuna, se puede consultar sobre otros temas trascendentes para los vecinos, ligados, por ejemplo al presupuesto, las obras, la salud, educación, espacios verdes y públicos, entre otros. La herramienta está, hace falta la voluntad política de llevarlo adelante, en las Comunas y en la Ciudad.Ru

Sin embargo, no hay que perder de vista los problemas que existieron en esta primera consulta, sobre todo para modificarlas y lograr que las próximas instancias sean realmente participativas y no se limite sólo al hecho de votar por sí o por no a un nombre.

Realizada con tiempo, se podría haber llevado adelante un proceso ampliamente democrático y participativo, del cual participen el Consejo Consultivo Comunal, organizaciones sociales, políticas, culturales y educativas. Se pordrían haber sumado los aportes de distintos sectores y también de los tres barrios de la Comuna: Mataderos, Liniers y Parque Avellaneda, atendiendo a sus propias identidades y propuestas. De ese proceso democrático podrían haber salido varias opciones para elegir, en función de un proceso que hubiera sido un extraordinario ejercicio de participación.

Estos procesos democráticos y participativos son necesarios y posibles de realizar, en la propia Comuna hay ejemplos. En Parque Avellaneda se realizó con los estudiantes, docentes, padres y vecinos que durante un largo período fueron construyendo distintas propuestas de nombre para la Escuela Media del Parque Avellaneda, lo que derivó en una votación que eligió como nombre “Che Guevara”. Algo que escandalosamente se niegan a reconocer desde las autoridades de gobierno.

Se repitió con el “Resarcimiento histórico de AUSA a Parque Avellaneda” y el “Plan Verde”, proyectos impulsados por Jorge Navarro. Ambas iniciativas pasaron por toda clase de instancias vecinales, entre ellas Junta y Consejo, que corrigieron y aportaron a las ideas originales. Fue un proceso abierto y democrático que culminó en la presentación de proyectos de ley vecinales, surgidos de consultas populares, y que lamentablemente fueron cajoneados en la Legislatura.

La pelea por la aplicación de la Ley de Comunas, principalmente en sus aspectos más democráticos y participativos, sigue siendo de importancia para que los trabajadores y el pueblo, puedan debatir y decidir sobre los pasos de gobierno a dar en sus barrios y Comunas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *